Apuntes de Derecho Internacional: ¿Qué es el Arbitraje Internacional?

Con el propósito de evitar futuras guerras o disputas militares, el Artículo 33 de la Carta de Derechos de las Naciones Unidas expone lo siguiente: “las partes en una controversia cuya continuación sea susceptible de poner en peligro el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales tratarán de buscarle solución, ante todo, mediante la negociación, la investigación, la mediación, la conciliación, el arbitraje, el arreglo judicial, el recurso a organismos o acuerdos regionales u otros medios pacíficos de su elección”.[1] El Artículo 33 enumera los conocidos métodos alternos de resolución de disputas (ADR, por sus siglas en inglés). Estos métodos están estratégicamente enumerados de manera que representan los grados de soberanía que los países y las partes participantes ceden al entrar en dichos arreglos.

A un lado del espectro de los ADR se sitúa la negociación en que los países participantes mantienen el control de la situación en todo momento. Conforme a este renglón, lo que llegan a ceder estos países respecto a su soberanía basado en lo que ellos determinen y no a base de una decisión impuesta por un tercero. Al otro extremo figura el arreglo judicial en el cual los países y las partes se someten a la total jurisdicción del foro judicial en donde el poder de adjudicación reside en el juez. En el centro del espectro, aunque más cerca al arreglo judicial, se encuentra el arbitraje internacional. Este método intenta balancear la cantidad de soberanía renunciada para llegar a un acuerdo entre las partes.

¿Cómo funciona el Arbitraje Internacional?

El arbitraje internacional puede analizarse bajo el derecho internacional privado en el cual se discuten disputas entre Estados y entidades privadas (usualmente corporaciones), así como al amparo del derecho internacional público, el cual se centra en disputas entre Estados. Desde luego, ambas modalidades llevan a cabo el proceso de arbitraje de la misma manera. Una vez las partes acuerdan utilizar el arbitraje internacional como método para resolver la disputa, estas inician un proceso para elegir a la persona o personas que estarán a cargo de emitir el laudo final.[2] Por lo general, cada parte elige un árbitro y luego suelen elegir a un tercero para asegurar que los intereses de las partes estén equitativamente representados. Se espera que que cada árbitro escogido sea una persona imparcial y competente en la materia de la cual verse la disputa. Luego le corresponderá a las partes acordar el foro en el cual se dilucidará la misma.[3]

Como ejemplo emblemático de estos pasos a seguir de cara al arbitraje internacional se encuentra el Dogger Bank Case. Este caso surgió a raíz de un hecho ocurrido en el 1904, cuando un buque naval Ruso atacó a unos pescadores británicos por pensar que navegaban en botes japoneses armados con torpedos.[4] Gran Bretaña estaba preparada para responder con toda su fuerza militar. No obstante, al ya tener una disputa con los japoneses, y para evitar que escalara el conflicto, Rusia admitió responsabilidad prontamente y aceptó someterse a un panel de arbitraje para determinar si la manera en que actuó representó un uso de la fuerza adecuado para tratar la situación. Acto seguido, Gran Bretaña y Rusia firmaron un acuerdo para someterse a un panel de cinco militares provenientes de Estados Unidos, Australia, Francia, Gran Bretaña y Rusia, para que estos determinasen si el uso de la fuerza por parte de Rusia constituía un uso de la fuerza razonable dentro del contexto de situaciones militares.[5] Las partes aceptaron que de acuerdo a la decisión del panel, Rusia determinaría el castigo que les correspondería a sus tropas. Al final, Rusia terminó pagando sobre $300,000 en daños.[6]

Por otro lado, en 1923 se suscitó el Tinoco Arbitration (Great Britain v. Costa Rica). En este caso, se impugnó la validez de unos contratos otorgados durante la Presidencia de Federico Tinoco Granados en Costa Rica con el gobierno británico. Para llegar a un acuerdo, el gobierno británico y el costarricense eligieron como árbitro a William Taft por considerar que su experiencia como Presidente de EE.UU. aportaría una perspectiva neutral y un desenlace justo.[7]

Eficacia del arbitraje internacional

El tratado principal que rige el arbitraje internacional es la Convención sobre el reconocimiento y ejecución de las sentencias arbitrales extranjeras, el cual fue adoptado el 10 de junio del 1958 en Nueva York, EE.UU. A este tratado se le conoce coloquialmente como la Convención de Nueva York. De los 193 países que pertenecen a las Naciones Unidas, 153 han ratificado este tratado, comprometiéndose a ejecutar el laudo emitido en cualquier arbitraje internacional.[8] Por otro lado, en el 2006, se enmendaron las Leyes Modelo de Arbitraje Comercial Internacional, las cuales la gran mayoría de los árbitros utilizan en sus procedimientos.[9] La International Bar Association (IBA) no se queda atrás, ya que en el 2010 implementó reglas para tener un sistema análogo al sistema municipal de descubrimiento de pruebas y evidencia en los procesos de arbitraje.[10] Si bien los árbitros se reservan la discreción sobre si dejarse llevar o no por estas reglas, el aumento en uso y desarrollo de esta apunta hacia la aceptación de un sistema uniforme.

A pesar de la estandarización que se ha promovido a través de las reglas por los organismos internacionales, la ejecución y la aceptación de los laudos emitidos se ha mantenido como una de las principales preocupaciones respecto a la efectividad del arbitraje internacional. El licenciado y profesor Emmanuel Gaillard ha defendido la teoría de que el arbitraje internacional se debe ver como un cuerpo de normas lo suficientemente organizado, uniforme, y efectivo que pudiese cualificarse como un sistema, en lugar de normas aisladas, las cuales los países pueden elegir ejecutar o no.[11] Por otro lado, Gaillard admite que a pesar de la uniformidad que se ha ido desarrollando dentro del sistema, la comunidad internacional continúa teniendo perspectivas variadas respecto a si realmente se ha formalizado un sistema uniformado como tal.

Gaillard expone tres perspectivas sobre el arbitraje que rigen dentro del ordenamiento internacional.[12] La primera perspectiva es la territorial, mediante la cual el árbitro es equiparado con un juez local y el arbitraje internacional se ve meramente como otro brazo del sistema judicial local. En la segunda perspectiva, el laudo es aceptado si cumple con las leyes de los países participantes, de manera que si no cumplen, el país puede negarse a cumplir el laudo. Esta perspectiva puede verse reflejada en el caso TermoRio.[13] La tercera y última perspectiva presenta a los Estados de manera colectiva y de manera que el sistema de arbitraje internacional se posiciona como un ente autónomo, por lo cual sus laudos son siempre aceptados. Las tres perspectivas varían la legitimidad del arbitraje y están sujetas a la voluntad de los países de reconocer y aceptar el Derecho Internacional.

Conclusión

En el 2000 se radicaron 541 solicitudes de arbitraje ante la Corte Internacional de Arbitraje.[14] Las solicitudes provinieron de 120 países soberanos. Para el 2010, el número aumentó a 793 solicitudes radicadas por 140 países. Tan reciente como el 2015 se reportaron 801 solicitudes por 133 países, al igual que 10 solicitudes reclamando medidas de emergencias.[15] El incremento en solicitudes puede atribuirse no solo a la poca soberanía que ceden las partes, la rapidez en que se ven los casos y el principio imperante de la confidencialidad, sino también a una aparente aceptación de la tercera perspectiva propuesta por Gaillard.

A pesar de las diferentes perspectivas respecto a la efectividad del arbitraje internacional, el aumento en uso de este ADR responde a la formalización y evolución a través de los años que ha brindado el cuerpo de normas y reglas transnacionales que apoyan la teoría de un sistema uniforme de arbitraje internacional. De esta manera, el arbitraje internacional se ha convertido en uno de los ADRS más viables para evitar conflictos mayores a nivel internacional.

Preparador por: Mónica E. Rivera Bayón

[1] Capítulo VI: Arreglo pacífico de controversias, NACIONES UNIDAS, http://www.un.org/es/sections/un-charter/chapter-vi/index.html (last visited Mar. 17, 2016). (traducción suplida)

[2] Peter J.W. Sherwin, Ana Vermal & Elizabeth Figueira, Ch. 19 The Decision to Arbitrate, http://www.proskauerguide.com/arbitration/19/I (last visit Mar. 17, 2016).

[3] Id.

[4] JANIS & NOYES, INTERNATIONAL LAW 293-302 (4TA. ED. WEST ACADEMIC FOUNDATION PRESS 2010)

[5] Id. en la pág. 301.

[6] Id. en la pág. 301.

[7] JANIS & NOYES, INTERNATIONAL LAW 586 (5TA. ED. WEST ACADEMIC FOUNDATION PRESS 2014).

[8] New York Convention Contracting States, NEW YORK CONVENTION, http://www.newyorkconvention.org/countries (last visit Mar. 16, 2016).

[9] Véase UNCITRAL Model Law on International Commercial Arbitration: 1985 (with amendments as adopted in 2006), UNITED NATIONS COMMISSION ON INTERNATIONAL TRADE LAW, http://www.uncitral.org/pdf/english/texts/arbitration/ml-arb/07-86998_Ebook.pdf (last visit Mar. 15, 2016).

[10] Véase IBA guides, rules and other free materials, INTERNATIONAL BAR ASSOCIATION, http://www.ibanet.org/Publications/publications_IBA_guides_and_free_materials.aspx (last visit Mar. 15, 2016).

[11] Véase Emmanuel Gaillard, The Emerging System of International Arbitration: Defining “System”, 106 PROCEEDINGS OF THE ANNUAL MEETING-AMERICAN SOCIETY OF INTERNATIONAL LAW 287 (2012).

[12] Id. en la pág. 290.

[13] TermoRio S.A. E.S.P. et al. v. Electrificadora del Atlántico S.A. E.S.P. et al., 421 F. Supp. 2d 87 (D.C. Cir. 2006). En dicho caso, un laudo de $60 millones fue emitido a favor de la suplidora de energía colombiana, TermoRio, y fue rechazado por el Consejo del Estado Colombiano y la electrificadora Electranta. La corte administrativa más alta de Colombia rechazó el laudo al decir que violaba las leyes colombianas debido a que estas no permitían que se utilizara el arbitraje internacional como recurso para resolver disputas. El caso llegó a la corte de apelaciones del Distrito de Columbia en EE.UU., donde se confirmó lo decidido por la corte colombiana. Véase Emmanuel Gaillard, International Arbitration Law, 238 N.Y. L.J. (2007).

[14] Statistics, INTERNATIONAL CHAMBER OF COMMERCE, http://www.iccwbo.org/Products-and-Services/Arbitration-and-ADR/Arbitration/Introduction-to-ICC-Arbitration/Statistics/ (last visit Mar. 15, 2016).

[15] Id.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s