Francia se “derechiza” a gran velocidad

El panorama político de Francia se está moviendo cada vez más hacia la derecha. La primera ronda de las elecciones departamentales a principios de la semana pasada parecían indicar que el Partido Socialista (PS) perdería el control de los gobiernos regionales del país. Tras el 99 % de los votos escrutados, esta predicción se ha convalidado; el PS solo obtuvo el 31.9 % de los sufragios. Por otro lado, en un renacer político, Nicolás Sarkozy, ex-presidente de la República, y su partido, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), lograron capturar la mayoría de los votos en los departamentos con un 45.2 %. El partido de Sarkozy recuperó el control de más de la mitad de los departamentos franceses, incluyendo Corrèze, la patria política del presidente Hollande.

Además de la victoria electoral, a raíz de alianzas con distintas facciones centristas, el UMP consiguió frenar el auge del Frente Nacional (FN), partido de ultraderecha liderado por Marie Le Pen. No obstante, el FN se consolidó como la tercer potencia política del país con un 22.3c% de los votos, rompiendo así con el tradicional sistema bipartidista. Este último resultado no debe sorprender provisto que en las últimas elecciones parlamentarias a la Unión Europea, el partido de ultraderecha obtuvo la mayoría de los votos.

La victoria electoral de la centroderecha se debe a una evidente división dentro de los sectores de izquierda, y a un ataque frontal de ambos partidos mayoritarios contra la ultraderecha. A pesar de la derrota del PS, el primer ministro, Manuel Valls, asegura que el gobierno se mantiene firme en su determinación de seguir creando empleos y revitalizar la economía del país. En cierta medida, los resultados electorales todavía mantienen con esperanzas al PS dado que el FN no logró la mayoría absoluta en ningún departamento. Le Pen, por su parte, catalogó la jornada electoral como una “histórica y excepcional”, y todo a punta a que está afinando su candidatura para las próximas elecciones presidenciales del 2017.

A pesar de un 50 % de abstención por parte del electorado,  la suma de fuerzas de la derecha y la ultraderecha agrandan considerablemente la distancia con la izquierda, quien en el 2012 dominaba a todos los niveles. Las próximas elecciones regionales serán en diciembre y todo a punta que quien resulte victorioso para esa fecha, se encamina a liderar al país.

Foto por: Nathalie Kosciusko-Morizet

Para más información:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s