Turquía traslada tropas a Siria en protección de tumba antigua

Alrededor de 600 tropas turcas y una columna de más de 100 vehículos y tanques cruzaron la frontera con Siria en la madrugada del domingo 22 de febrero en una operación relámpago. El objetivo era auxiliar y evacuar—con ataúd y todo—la tumba de Suleiman Shah, líder turco-otomano del siglo XIII. No es la primera vez que Turquía cruza la frontera con Syria, pero la magnitud es sin precedente desde que empezó la guerra civil en Siria.

Turquía, por virtud del Tratado de Ankara del 1921, retiene soberanía sobre la tumba localizada meramente a 22 millas de la frontera. El enclave turco en territorio sirio contaba con una leve presencia militar de 40 soldados turcos.

La acción fue propiciada por la amenaza de que las fuerzas del Estado Islámico en el norte de Siria tomarán la tumba. Desde hacía meses se rumoraba que la tumba podría ser objeto de un ataque. La operación se llevó a cabo durante la noche. La tumba fue trasladada temporeramente a Turquía, pero será re-localizada dentro Siria a meramente 200 yardas de la frontera.

Implicaciones legales

El primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, al anunciar la incursión, relató que se notificó a la OTAN y a Siria sobre la misma de antemano. La OTAN y otros países mantienen una campaña aérea en el norte de Siria contra el Estado Islámico. Sin embargo, no esperó conseguir el consentimiento del gobierno sirio de Bashar al-Assad. Davutoglu expresó que la acción fue tomada “conforme al marco del derecho internacional y sin pedir permiso ni ayuda de nadie”. Sin embargo, la agencia estatal siria de noticias publicó una breve declaración condenando la incursión como una “flagrante agresión”. Más tarde, el gobierno sirio volvió a condenar la incursión indicando que Turquía sería responsable por su acto, y que dicho evento evidenciaba la complicidad entre este y el Estado Islámico.

El artículo 2(4) de la Carta de las Naciones Unidas prohíbe el uso o la amenaza de la fuerza entre los Estados. Las únicas excepciones ampliamente reconocidas a esta prohibición es la defensa propia y la autorización de parte del Consejo de Seguridad de la ONU. La falta de consentimiento del gobierno Sirio podría hacer de esta incursión una violación al derecho internacional. Más aún, la toma del territorio señalado para la nueva localización de la tumba es sin duda una apropiación forzosa de territorio sirio. Por otro lado, la imperativa de proteger a vidas turcas en territorio ajeno puede invocarse como justificación legal apoyada en precedente. Siria no tiene control efectivo en el área, habiendo esta sido controlada por el Estado Islámico desde hace varios meses. Al Siria no tener la voluntad o la capacidad (“unwilling or unable”) para controlar la amenaza a la tumba turca ni a los soldados que la protegían, Turquía estaría actuando bajo el mismo pretexto que invocó Estados Unidos para su participación en la campaña contra el Estado Islámico. Esta justificación tiene precedente, pero no hay consenso sobre si es válida o no de acuerdo al derecho internacional.

Para más información:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s