Reseña del Conversatorio: La religión como pretexto para invocar la guerra

Por Deborah Mas

La Asociación de Estudiantes de Derecho Internacional (ILSA, pos sus siglas en inglés) celebró el jueves, 19 de febrero de 2015, un conversatorio titulado La religión como pretexto para invocar la guerra. La actividad contó con la participación del Dr. Roberto Aponte Toro, profesor de Derecho internacional de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico (UPR), el Dr. Luis Rivera Pagán, profesor emérito de Teología Ecuménica en el Seminario Teológico de la Universidad de Princeton, y el Dr. Juan Caraballo Resto, antropólogo y profesor en el Recinto Universitario de Cayey de la UPR.

El tema de la religión, frecuentemente levanta pasiones y genera discrepancias entre las personas, señaló el moderador, Carlos Sepúlveda Ramos, previo a la intervención de los panelistas. Este cuestionó cómo la religión –dentro del supuesto de que sirve como instrumento de paz, respeto y aceptación- se ha utilizado históricamente para justificar el discrimen, el odio y hasta la guerra.

Las guerras y crímenes religiosos se piensan como cosa del pasado, no obstante, se ha atestiguado como hoy día  cientos de miles de personas son asediadas en nombre de la religión de la misma manera en que ocurrió durante conflictos como la Inquisición Europea, la Guerra de los Treinta Años durante el Siglo XVII y el Holocausto.

El Dr. Roberto Aponte Toro comenzó difiriendo del marco original provisto por el moderador sobre el rol de la religión en los conflictos internacionales. Aponte Toro enfatizó en la influencia de las guerras religiosas, como la Guerra de los Treinta Años y el desarrollo del Derecho internacional moderno. Como resultado de la mencionada guerra, según el panelista, se generaron en Europa ideas fundamentales en el Derecho internacional como el principio de la soberanía de los Estados y la necesidad de un gobierno central fuerte, propulsada por pensadores como Thomas Hobbes.

Por otra parte, el Dr. Luis Rivera Pagán llevó a cabo un recuento de varios conflictos entre naciones y grupos a nivel internacional. Utilizó como ejemplo las batallas ocurridas durante la Guerra Fría, el genocidio de Tutsis en Ruanda, los conflictos entre kurdos y turcos, entre otros. Rivera Pagán comparó el desarrollo de las guerras como batallas entre ejércitos y naciones, a la más reciente tendencia de batallas entre grupos étnicos e ideológicos. Además, enfatizó que la ideología ha sido utilizada históricamente para justificar los más atroces actos de violencia por razones de supremacía cultural, nacional, racial, económica y política.

El principio del Siglo XX, según Rivera Pagán, parecía marcar el comienzo de una “veneración profana a los altares irreverentes y heterodoxos de la secularización”, como la globalización del mercado, las luchas de clase, la sociedad igualitaria y la liberación nacional. Sin embargo, señaló que muchos expertos en teología se sorprendieron al ver el retorno de una religiosidad beligerante. En su explicación de la religiosidad tornada en terrorismo, el teólogo enumera tres características claves mencionadas por Mark Juergensmeyer en el libro Terror in the Mind of God: The Global Rise of Religious Violence: (1) la recuperación -en tiempos de grandes crisis sociales- de imágenes de violencia religiosa que lleva a una militarización de la fe; (2) la teatralidad de la violencia religiosa como simbólica de una guerra cósmica; (3) y la reactivación por estos grupos de la tradición del martirio redentor.

A pesar del resurgimiento de la guerra religiosa que desarrolló durante su intervención, el Dr. Rivera Pagán concluyó que este tipo de conflictos han perdido vigencia histórica. Sugirió, finalmente, que los pueblos de tradición cristiana deben diseñar instancias de comprensión y diálogo para combatir la caricaturesca imagen que se ha producido del Islam.

Por su parte, el Dr. Juan Caraballo Resto se apartó del tema de la guerra y la religión como fenómenos observables. El antropólogo enfocó su presentación en los discursos sobre la violencia y religión con particular énfasis en las narrativas del “otro y otra musulmán y musulmana”, la relación de tales discursos con nuestra realidad social y las formas en que pensamos y organizamos la religión en general, y el Islam en particular.

El antropólogo Caraballo Resto, trajo a colación tres ejemplos mediante los cuales trató de explicar los diversos discursos sobre la religión y la violencia. Como primer ejemplo, describió una de las recientes infográficas publicadas en medios noticiosos que intentan contestar preguntas sobre el origen, ideología y financiamiento del Estado Islámico (ISIS). Luego, recordó al público las palabras del presidente Barack Obama luego del asesinato del americano James Foley a manos de ISIS en cuanto a que este grupo no era representativo del Islam ni la religión en general. Estos dos ejemplos, indicó Caraballo Resto, apuntan a dos tipos de discurso: el religioso y el ex comulgatorio que separa a estos grupos de toda noción religiosa. Estas, en la opinión del antropólogo, banalizan el Islam y reducen la complejidad política de la región.

Como último ejemplo, habló sobre su encuentro en Jordania con un estudiante sirio que dejó sus estudios y trabajo para unirse, por razones ajenas a la religión, a un grupo que combatía en contra del gobierno de Bashar Al Assad en Siria. Mediante esta anécdota, enfatizó la complejidad histórica, política, social y económica en la que operan estos grupos.

Caraballo Resto finalizó recalcando que son las personas las que actúan y no las religiones. Esto es necesario como base para cualquier análisis que intente producir discursos responsables sobre este tipo de conflictos. El antropólogo puntualizó en la aceptación o internalización de que el otro y otra de quien hablamos es tan diverso como nosotros; que es necesario contextualizar los discursos y acciones de estos grupos en las realidades sociales, económicas, políticas, religiosas e históricas. Asimismo, Caraballo Resto hizo un llamado al público a cuestionarse cómo nosotros -desde el otro lado del mundo- aportamos a los conflictos del otro; cómo nos hemos insertado en estos escenarios.

Foto: pintura La caída de los ángeles rebeldes de Pieter Brueghel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s