Una visión de Siria desde la Unión Europea

Emma Rodríguez Montes

Universidad de Oviedo, Asturias, España

En este artículo procuraremos resumir brevemente la respuesta de la comunidad internacional y en particular de la Unión Europea (en adelante, UE) ante los hechos acaecidos en Siria recientemente tras el ataque con armas químicas por parte del régimen de Bashar al-Assad. Sin entrar en profundidades, un breve análisis de la cronología y las actuaciones de las organizaciones internacionales (UE y la Organización de Naciones Unidas (en adelante, ONU)) y sus estados miembros (Francia, Inglaterra, EE.UU., Rusia…) nos mostrarán un dudoso funcionamiento (y en algunos casos, clara incoherencia) de la política de seguridad y defensa (UE) y el sistema de mantenimiento de la paz y arreglo pacífico de controversias (ONU).

Desde los eventos sucedidos tras la primavera árabe en marzo del 2011 que derivaron en un conflicto armado en varios países del norte de África, la Unión Europea ha tomado distintas iniciativas y acciones dirigidas al restablecimiento de la paz en esa región.[1]

Especialmente, y habida cuenta del recrudecimiento del conflicto en Siria, el Consejo de la Unión Europea estableció también una serie de medidas restrictivas en forma de sanciones específicas, o inteligentes, (‘targeted sanctions’) como el embargo de armas que puedan ser utilizadas para la represión interna así como sanciones concretas contra los responsables de la represión, tal y como la prohibición de entrar en el territorio de la UE o la congelación de sus cuentas[2] (Reglamento del Consejo No 36/2012[3] y la más reciente Decisión del Consejo 2013/255/CFSP),[4] e incluso la suspensión, desde Mayo del 2011, de los programas de cooperación bilateral y el Acuerdo de Asociación.[5]

Además, el ya confirmado uso de armas químicas por parte del Gobierno contra la población siria, elevó la gravedad de la situación a nivel internacional abriendo la posibilidad de otras sanciones de parte de las Naciones Unidas con repercusión en las relaciones de la UE con el país árabe. La Unión en este sentido condenó desde el principio el uso de dichas armas (declaraciones de la Alta Representante Catherine Ashton del 21 y el 23 de agosto, A/427/13[6] y A/430/13[7] respectivamente, entre otras) y abogó por una reacción contundente por parte de la comunidad internacional contra los autores de dichos ataques incluyendo, como señalaba el presidente del Consejo Europeo Herman Van Rompuy el 5 de septiembre en la reunión del G20 en San Petersburgo,[8] que sean llevados ante la Corte Penal Internacional.

Sin embargo, tras el atentado con armas químicas en Damasco, la intervención militar de la comunidad internacional (o de algunos países concretos) en Siria se perfiló como una posibilidad bastante realista. Recordando por otra parte que el uso de la fuerza militar contra un país queda prohibida por el artículo 2.4 de la Carta de las Naciones Unidas que contempla sólo dos posibles excepciones: la intervención en forma de sanción internacional autorizada por una resolución del Consejo de Seguridad o en el caso de que se produzca como legítima defensa frente a un Estado agresor, es claro que cualquier intervención que no hubiera correspondido a una de estas situaciones habría sido una intervención claramente ilegítima.

Para que el Consejo de Seguridad, compuesto por 15 miembros de los cuales 5 son permanentes y 10 electos por periodos de dos años, sacase adelante una resolución, se necesitaban 9 votos favorables y ningún voto en contra de los 5 miembros permanentes (derecho de veto de Rusia, China, Estados Unidos, Francia y Reino Unido). Rusia y China, como miembros permanentes del Consejo, ya habían ejercido en varias ocasiones su derecho al veto para impedir la intervención militar de la comunidad internacional en Siria (entre otras en las reuniones de junio de 2013),[9] por lo que la autorización necesaria para una legítima intervención parecía enormemente improbable en el futuro más inmediato.

Continuando con el orden cronológico, el 21 de agosto, las Naciones Unidas enviaron inmediatamente un grupo de observadores con la misión de recoger pruebas materiales sobre lo sucedido y poder realizar un informe objetivo y exacto. Esperando aun los resultados del informe de los expertos de la ONU, los observadores enviados por EE.UU. evacuaron su propio informe en el que afirmaban estar seguros del empleo de armas químicas y de que éste había sido producido por las tropas del Presidente Bashar al-Asad.[10] En ese sentido, EE.UU. parecía (como otras veces) predispuesto a una intervención militar inmediata para la que procuró buscar apoyos en los países europeos.

Si bien, el presidente ruso, Vladimir Putin, en unas declaraciones a la prensa durante la cumbre del G20 en San Petersburgo, señaló que no descartaba la posibilidad de aceptar una intervención armada en Siria si el uso de armas químicas era certificado con pruebas objetivas,[11] los demás actores internacionales no parecieron muy seguros del alcance de las intenciones reales de Rusia.

Por parte de los “socios” europeos, se hizo nuevamente patente la dicotomía entre, por un lado, la política común de la Unión, y por el otro, la iniciativa y decisiones de sus estados miembros de forma particular. Los representantes de la Unión Europea mantuvieron, en nombre de los 28, que el ataque con armas químicas constituía una “manifiesta violación del derecho internacional, un crimen de guerra y un crimen contra la humanidad” (palabras de la Alta Representante en Vilnius el pasado 7 de septiembre tras la reunión informal de los Ministros de Asuntos Exteriores Europeos).[12] No obstante lo anterior,  sostuvieron una posición de rechazo a una acción militar de cualquier tipo sin la autorización de las Naciones Unidas, a cuyo Consejo de Seguridad instaban a que tomase alguna resolución urgentemente (igualmente lo declaró dos días antes Herman Van Rompuy en la cumbre del G20 en San Petersburgo) abogando preferiblemente por una solución “no militar” del conflicto.[13]

Esta resolución, sin embargo, no se produciría hasta que no se hubiese evacuado el informe sobre los ataques en base a las pruebas recogidas por los observadores de la propia ONU, por lo que la posición de la UE era la de esperar hasta ver el informe y solicitar una resolución por parte del organismo internacional.

Por otro lado, algunos países miembros de la Unión, a título particular, trataron de definir su propia posición con respecto a la intervención armada. El asunto fue planteado, por ejemplo, por el Primer Ministro británico David Cameron ante el Parlamento de su país que votó en contra de la participación del Reino Unido.[14] Así mismo, su homólogo francés François Hollande, que inicialmente parecía proclive a acompañar a Estados Unidos, encontró una fuerte oposición también en el seno de la República Francesa,[15] lo que le hizo decidir esperar a los resultados del informe de las Naciones Unidas (reacción por supuesto bienvenida por parte de la UE según las palabras de Ashton en Vilnius).

Al otro lado del Pacífico, el presidente Obama dio un discurso emitido por televisión el día 10 de septiembre (tras la reunión del G20) explicando a sus compatriotas americanos su deber de intervenir considerando de nuevo el uso de armas químicas como una violación del derecho internacional y “un peligro para su propia seguridad”.[16] Argumentando que si se toleraba una sola vez el uso de armas químicas sin que los Estados Unidos (¿o la comunidad internacional?) reaccionase, daría pie a que otros dictadores o grupos terroristas las pudiesen utilizar y, en el contexto de guerra del momento, amenazar a sus aliados turcos, jordanos o israelíes. El Presidente Obama afirma entonces que ha llegado a la conclusión de que los Estados Unidos deben realizar una intervención militar selectiva con el objetivo de impedir que el régimen de Bashar-al-Assad pudiera volver a utilizar ese tipo de armas para lo que procuraría contar con el apoyo del Congreso y confirmando que no enviaría tropas sobre el terreno sirio.[17]

Al día siguiente, la Alta Representante Catherine Ashton informaba ante el Parlamento Europeo sobre la situación siria y las acciones europeas al respecto. En su discurso, la Alta Representante ya apuntó la preferencia de la Unión por la solución más “pacífica” propuesta por Rusia de colocar las armas químicas bajo vigilancia (y destruirlas si así se considera) rechazando de plano la intervención militar.[18]

A los pocos días, llegó por fin el ansiado informe de los expertos de la ONU que confirmaba el uso de gas sarín contra la población siria, aunque sin determinar quién era el responsable del ataque.[19] Tras unos días de tensiones e intensa actividad negociadora entre EE.UU., Rusia, Siria y las Naciones Unidas como intermediario, el acuerdo de un desarme pacífico consiguió contentar a todas las partes y en los próximos meses veremos cómo haya de discurrir el proceso.

Concluyendo ya, y con respecto a la Unión Europea, se ha demostrado nuevamente el poco peso que éste tiene como actor internacional en el plano militar: fuera del ámbito económico en el que la Unión habla con única voz (y no siempre), en la política exterior y particularmente en el ámbito de seguridad y defensa, parece que siguen siendo los Estados Miembros los que hablan con su propia voz.

En momentos previos, cuando todavía se perfilaba una posible intervención militar, los pocos Estados Miembros que intentaron levantar la voz y apoyar a los Estados Unidos (Francia y Reino Unido) fueron en seguida frenados por sus propios conciudadanos. El resto  apenas se manifestó y los representantes de la UE (principalmente Ashton y Van Rompuy) se limitaron a solicitar a las Naciones Unidas una resolución que no incluyera una intervención militar. Tras eso, sólo cabe destacar la brillante ausencia de la Unión Europea en los últimos momentos del conflicto de las armas químicas, en los que los EE.UU. y Rusia llevaron la voz cantante. No es de esperar tampoco el mismo afán intervencionista en el viejo continente que al otro lado del Océano. Sin embargo, una respuesta más cohesiva y contundente fue echada en falta por muchos en Europa.

Finalmente, y pasando al ámbito global, parece que la comunidad internacional ha conseguido evitar un conflicto bélico internacional. La guerra civil siria aún no ha concluido pero al menos no se ha convertido en un conflicto de intereses de otros Estados. Pero, ¿podemos darnos por satisfechos con esta actuación de los distintos Estados y las Organizaciones Internacionales incluyendo la UE? En particular esta última ha vuelto una vez más a mostrar la falta de cohesión entre la propia Unión y sus países. Lo mismo ha sucedido con las Naciones Unidas, que aunque finalmente ha conseguido que prospere su arreglo pacífico de controversias, varios de sus Estados Miembros (especialmente los Estados Unidos) han mostrado una actitud si no de desprecio sobre su mandato de garante de la seguridad internacional y su “monopolio” de la intervención armada, sí de poco respeto hacia él.

Deberemos quizás dejar pasar algo más de tiempo antes de proceder a realizar un balance de éstas, las actuaciones de la comunidad internacional y sus actores en este caso, para poder verlas con mayor perspectiva y tenerlas en cuenta para mejorar la capacidad de reacción ante una futura amenaza contra la paz y el orden internacionales.


[1] European Commission, European Union Restrictive measures (sanctions) in force, Regulations based on Article 215 TFEU and Decisions adopted in the framework of the Common Foreign and Security Policy, Servicio Europeo de Acción Exterior (31 de jul. de 2013), http://eeas.europa.eu/cfsp/sanctions/docs/measures_en.pdf (última visita 22 de oct. de 2013).

[2] Id. en 62-66.

[3] Diario Oficial de la Unión Europea, Reglamento (UE) Nº 36/2012 del Consejo de 18 de enero de 2012 relativo a las medidas restrictivas habida cuenta de la situación en Siria y por el que se deroga el Reglamento (UE) nº 442/2011, EUR-Lex, (19 de ene. de 2012) http://eurlex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2012:016:0001:0032:ES:PDF (última visita 22 de oct. de 2013).

[4] Official Journal of the European Union, Council Decision 2013/255/ CFSP of May 2013 concerning restrictive measures against Syria, EUR-Lex, (1 de jun. de 2013), http://eur-lex.europa.eu/LexUriServ/LexUriServ.do?uri=OJ:L:2013:147:0014:0045:EN:PDF (última visita 22 de oct. de 2013).

[5] Council of the European Union, Factsheet: The European Union and Syria, CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA (4 de jun. de 2013), http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/EN/foraff/128379.pdf (última visita 20 de oct. de 2013).

[6] Council of the European Union, Statement by EU High Representative Catherine Ashton on the Latest reports of use of chemical weapons in Damascus, CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA (21 de ago. de 2013), http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/EN/foraff/138601.pdf (última visita 22 de oct. de 2013).

[7] Council of the European Union, Statement by EU High Representative Catherine Ashton on the high urgency of a political solution to the Syrian conflict, CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA (23 de ago. de 2013), http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/EN/foraff/138610.pdf (última visita 22 de oct. de 2013).

[8] Council of the European Union, Remarks by President of the European Council Herman Van Rompuy ahead of the G20 summit in Saint Petersburg, CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA (5 de sep. de 2013), http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/en/ec/138659.pdf (última visita 22 de oct. de 2013).

[9] United Nations, Department of Public Information, Press Conference By Security Council President On Work Programme For June, LAS NACIONES UNIDAS SON SU MUNDO (4 de jun. de 2013) http://www.un.org/News/briefings/docs/2013/130604_SC.doc.htm (última visita 23 de oct. de 2013).

[10] The White House, Office of the Press Secretary, Government Assessment of the Syrian Government’s Use of Chemical Weapons on August 21, 2013, THE WHITE HOUSE (30 de ago. de 2013), http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2013/08/30/government-assessment-syrian-government-s-use-chemical-weapons-august-21 (última visita 22 de oct. de 2013).

[11] Agencias, Putin exige pruebas objetivas del ataque químico para apoyar una intervención militar en Siria, PÚBLICO.ES, (4 de sep. de 2013), http://www.publico.es/internacional/466166/putin-exige-pruebas-objetivas-del-ataque-quimico-para-apoyar-una-intervencion-militar-en-siria (última visita 23 de oct. de 2013).

[12] European Union, Remarks by EU High Representative Catherine Ashton following the informal meeting of EU Foreign Ministers, CONSEJO DE LA UNIÓN EUROPEA (7 de sep. de 2013), http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_data/docs/pressdata/EN/foraff/138691.pdf (última visita 22 de oct. de 2013).

[13] Supra. nota 8

[14] Patricia Tubella, El Parlamento británico rechaza el plan de ataque inminente contra Siria, El PAÍS, (30 de ago. de 2013), http://internacional.elpais.com/internacional/2013/08/29/actualidad/1377758184_726257.html (última visita 23 de oct. de 2013).

[15] Miguel Mora, Hollande presenta sus pruebas contra Siria pero evita un voto en la Asamblea, El PAÍS, (2 de sep. de 2013), http://internacional.elpais.com/internacional/2013/09/02/actualidad/1378144803_364043.html (última visita 23 de oct. de 2013).

[16] The White House, Office of the Press Secretary, Remarks by the President in Address to the Nation on Syria, THE WHITE HOUSE (10 de sep. de 2013), http://www.whitehouse.gov/the-press-office/2013/09/10/remarks-president-address-nation-syria (última visita 22 de oct. de 2013).

[17] Por lo demás, el discurso merecería un detallado estudio sobre la idiosincrasia estadounidense de la que este artículo no se puede ocupar, pero que resultaría referente para conocer el clima político actual de los Estados Unidos y hasta qué punto ha cambiado o no su perspectiva ante la guerra y su papel como guardianes mundiales de la paz (cómo sí lo menciona el Presidente Obama en su propio discurso).

[18] European Union External Action, Speech by EU High Representative Catherine Ashton to the European Parliament on the situation in Syria, SERVICIO EUROPEO DE ACCIÓN EXTERIOR (11 de sep. de 2013), http://www.eeas.europa.eu/statements/docs/2013/130911_03_en.pdf (última visita 22 de oct. de 2013).

[19] United Nations, United Nations Mission to Investigate Allegations of the Use of Chemical Weapons in the Syrian Arab Republic. Report on the Alleged Use of Chemical Weapons in the Ghouta Area of Damascus on 21 August 2013, Note by the Secretary-General, LAS NACIONES UNIDAS SON SU MUNDO (13 de sep. de 2013) http://www.un.org/disarmament/content/slideshow/Secretary_General_Report_of_CW_Investigation.pdf (última visita 22 de oct. de 2013).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s